Buscar
  • Teresa

Contra viento y marea

¡Hola a todos!


Nos hace especial ilusión inaugurar nuestro nuevo blog de la bodas de SiempreVerde con un enlace muy especial. La boda de Carmen y Mario, celebrada el 21 de diciembre de 2019.


Es una boda especial, además de por su originalidad y encanto, porque tuvo que ser anulada por la famosa Dana, el día más lluvioso de la Región desde que existen registros.


A todos los que os habéis visto afectados por el Covid os puede servir de mucho leer este artículo porque ellos también tuvieron que pasar por lo que vosotros estáis pasando, y lograron, a pesar de las adversidades, tener la boda de sus sueños.


Antes de mostraros los detalles de su boda, me gustaría compartir con vosotros la historia de estos novios porque es muy romántica. Se conocieron en el instituto, llevan juntos desde los 17 años y desde entonces no ha pasado un sólo día en que no hayan hablado el uno con el otro. Mario es un apasionado de la montaña y todos los veranos escala el Mulhacén. Hace dos veranos Carmen decidió acompañarle, y tras acampar a 3000 metros de altura, Mario se decidió a pedirle matrimonio (después de 14 años juntos!!), lo hizo con un anillo muy especial, poco convencional como nuestra novia, una edición especial Frida Kahlo de Suárez.


Su boda estaba prevista para el mes de septiembre, en otra ubicación. Tuvieron que anular todo en 48horas, pero reaccionaron rápido y en 2 meses consiguieron reinventar toda la boda: "Desde el primer momento supe que si había que aplazar se haría en navidad y que quería un sitio cercano, totalmente privado y que me ofreciera varias opciones para trabajar con distintos espacios. Ya conocía SiempreVerde y no busqué otro sitio, en cuanto supe que tenía la fecha disponible no hubo duda".


A Carmen le encanta el diseño y la arquitectura y tenía muy claro lo que quería, tenían que cambiar por completo el concepto de la boda y eligió una decoración navideña que fuese "tradicional pero a la vez muy orgánica". Carmen resalta el papel fundamental de Silvia Sánchez de Casta en todo el diseño y la preparación, juntas encontraron el elemento clave de la decoración, un tartán sutil y elegante :"cuando lo encontramos todo encajó, la elección de la vajilla clásica, los cubiertos con mangos en nácar, la cristalería tallada, las velas…" La decoración floral fue cosa de David de Sant, que captaron perfectamente las ideas de la novia incluyendo la piña, la flor de algodón y la fruta de temporada: "hicieron un trabajo espectacular tanto en la carpa como en el granero" nos comentaba Carmen.


Celebraron la ceremonia en el granero, el cóctel en la zona del olivo principal y la comida en la carpa beduina, aquí podéis ver imágenes de todos los detalles.






La novia iba preciosa peinada por I Am Hair Care y maquillada por Nars. El vestido, hecho a medida, era de Isabel Barba, tía del novio, que diseñó un vestido ligero pensado para el plan inicial de boda de verano, sin embargo, la temperatura les acompañó, con 25ºC en pleno diciembre y el frío no fue un problema. Los pendientes, regalo de su padre, de Mendoza Joyeros, amigos de la familia. Además tuvieron un detalle ideal y encargaron a la misma joyería pulseras grabadas con la rosa de los vientos para su madre y sus hermanas, con las iniciales de cada una en cada punto cardinal, es un amuleto que no se quitan desde entonces. El ramo y los prendidos eran de Fanfan et Poupi, de flores preservadas, lo que vino genial para poder mantener el ramo de novia inicial.








Como consejo para los novios que, como ellos, hayan tenido que posponer su boda, a ellos les ayudó mucho celebrar el día de la "No Boda", rodeándose de todos sus amigos, comida típica murciana y botellas de champán y vino, juntando hasta 35 personas en el salón de su casa. También contar con profesionales de la talla de Silvia Sánchez que desde el principio se lo puso todo muy fácil, una persona muy resolutiva y con la que se puede contar, en palabras de la novia.




Si tuvieran que quedarse con algún momento sería el de ver anochecer dentro de la carpa con todas las luces, el ambiente y la luz del atardecer, "fue algo espectacular". También la llegada de sus hermanas al altar con la banda sonora de Orgullo y Prejuicio, muy especial para ellas. Pero el mejor de todos fue "el momento antes de entrar al banquete cuando Mario y yo nos quedamos solos y tuvimos un rato para abrazarnos y ser conscientes de lo que estaba pasando y de que después de mucho pelear lo habíamos conseguido. Fue un día espectacular".


Gracias Carmen y Mario por compartir con nosotros vuestra experiencia y los detalles de este día tan especial, esperamos que sirva de ayuda a tantos novios que en estos momentos están pasando momentos complicados.



Catering: CastaEventos

Wedding Planner: Silvia Sánchez

Flores: David de Sant

Fotografía: Mateo López

Lugar: SiempreVerde Celebraciones.





84 vistas

@2016 by Charlotte McCoy.